El coaching puede ser muy beneficioso, pero no sustituye la atención profesional en casos de problemas graves de salud mental. Si estás lidiando con una condición de salud mental, es importante que trabajes con un terapeuta o profesional de la salud mental. El coaching puede complementar este trabajo al enfocarse en objetivos específicos y en el desarrollo personal.