Los órganos, las glándulas y los sistemas del cuerpo humano vibran a diferentes frecuencias, de acuerdo con el nivel de salud, por ejemplo, un páncreas que vibra bajo o demasiado alto podría indicar una situación de desequilibrio en los niveles de producción de insulina o glucagón y es nuestro trabajo identificar esos desbalances para ayudarle a sentirse mejor y a prevenir una enfermedad.