En el cuerpo adulto, unos 25 millones de células se dividen por segundo, y 100 millones de glóbulos por minuto se renuevan constantemente enviando ondas electromagnéticas que al medirse nos permiten identificar múltiples desequilibrios en los sistemas del cuerpo antes que se conviertan en un problema crónico.