No, la tecnología que utilizamos para analizar su salud es la resonancia magnética cuántica, misma tecnología que utilizan las tomografías computarizadas (CAT SCAN) (MRI). No necesitamos su sangre para analizar su salud.